English: English

Terapia de Células Madre para Diabetes Mellitus

Stem Cell Therapy and Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónico-degenerativa de alta prevalencia en todo el mundo. A pesar de haberse realizado innumerables estudios, aún no se conoce por completo las razones por las que el sistema inmunitario destruye a las células beta en la diabetes tipo 1, o cómo controlar las células que producen insulina en la diabetes tipo 2.

Un tratamiento que arroja una luz de esperanza en el tratamiento de la diabetes es el trasplante de células madre; a los pacientes con diabetes tipo 1 les ayuda a reemplazar las células beta perdidas por la enfermedad, mientras que en los pacientes de diabetes tipo 2 incrementa la capacidad de producir insulina, bajar los niveles de azúcar en la sangre y eliminar la necesidad de inyectarse insulina.

Si te preguntas si la terapia con células madre es efectiva para la diabetes (Is stem cell therapy effective for diabetes?), quédate a leer porque a continuación resolveremos todas tus dudas. ¡Comencemos!

¿Cómo se pueden utilizar las células madre para tratar la diabetes?

La alimentación balanceada y la práctica de ejercicio son muy importantes para el control de la diabetes. Sin embargo, un régimen dietético estricto es insuficiente para tratar la diabetes mellitus.

Durante décadas, el control de la glucosa en sangre mediante medicamentos e inyecciones de insulina ha sido el único tratamiento para esta enfermedad. Sin embargo, después de arduas investigaciones, la terapia de células madre para la diabetes mellitus tipo 1 (stem cell therapy type 1 diabetes mellitus) ha demostrado tener éxito en la regeneración de las células y órganos.

Las células madre son células que aún no se han especializado en una parte específica del cuerpo y que tienen la capacidad de tomar la forma de las células que las rodean. Esto significa que un trasplante de células madre permitirá que esas células se transformen en cualquier parte del cuerpo en la que estén implantadas, de modo que pueden unir o regenerar el tejido dañado. En el caso de los pacientes con diabetes, las células madre se pueden utilizar para volver a hacer crecer un páncreas dañado y promover la curación dentro del cuerpo.

La terapia con células madre aún se está investigando y este tratamiento es una solución a largo plazo, en lugar de una cura que funcionará de la noche a la mañana. Es importante coordinar su tratamiento con su médico habitual para asegurarse de que se controle su salud.

Si estás interesado en este tratamiento revolucionario, o te preguntas cuáles tipos de diabetes pueden curarse con células madre (What type of diabetes can be cured with stem cells?), ponte en manos de especialistas como los que tenemos en ProgenCell para evaluar tu caso y asegurarte de recibir el tratamiento que necesitas.

¿Qué es la diabetes mellitus?

La insulina es una hormona que facilita la absorción de glucosa de la sangre. Una vez absorbida, esta glucosa se puede utilizar para proporcionar energía al cuerpo. En personas con diabetes, esta absorción no ocurre. El resultado es una persona que no puede regular su propia glucosa en sangre.

La diabetes mellitus es una afección en la que el cuerpo no produce su propia insulina o no responde a la insulina que se está produciendo. Esto sucede a menudo porque el páncreas del paciente, el órgano responsable de la creación de insulina, no funciona correctamente.

Cuando la glucosa permanece en la sangre, en lugar de ser absorbida por el cuerpo, puede provocar problemas vasculares y nerviosos. Estas complicaciones pueden ser graves y, si no se atienden, pueden poner en peligro la vida.

Existen dos tipos de diabetes mellitus, y a continuación te contaremos cuáles son y cómo puede ayudar la terapia de células madre en cada caso:

Células madre para tratar la diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 es una afección en la que el páncreas no produce insulina. Esta hormona ayuda a que la glucosa penetre en las células para proporcionarles la energía necesaria para funcionar. Al no haber insulina, el paciente tiene un exceso de glucosa en la sangre, provocando padecimientos serios en los riñones, ojos, corazón, encías, dientes y nervios.

Esta enfermedad afecta en mayor medida a niños y adultos jóvenes, pero puede presentarse a cualquier edad y persiste por toda la vida. Los pacientes de diabetes tipo 1 requieren inyectarse insulina todos los días, ya que no la producen, y pueden tener graves complicaciones médicas si no mantienen un estricto control.

Se estima que el 10% de los casos de diabetes son por diabetes tipo 1. Aún se desconoce la razón por la cual los pacientes no producen insulina y, en cambio, el sistema inmunológico produce anticuerpos que destruyen erróneamente a las células beta, que producen la insulina en el páncreas.

Los trasplantes de células madre mesenquimales tienen la capacidad de diferenciarse, auto-renovarse, reparar los tejidos, detener la destrucción celular por parte del sistema inmunológico y regenerar las células beta dañadas. Por ende, las nuevas células beta funcionarán normalmente produciendo insulina para controlar los niveles de glucosa en la sangre. El principal resultado es un mejor control glucémico en los pacientes con diabetes tipo 1.

Células madre para tratar la diabetes tipo 2

La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad crónica, que afecta la forma como se metaboliza la glucosa en el organismo. La insulina se produce en el páncreas y transporta la glucosa a las células para que sea usada como energía, además reduce la cantidad de azúcar que circula en el torrente sanguíneo para mantenerla en niveles normales y utilizar el exceso de azúcar como fuente de energía. A medida que la glucosa en la sangre disminuye, el páncreas también disminuye la producción y liberación de la insulina.

Las personas con diabetes tipo 2 usualmente cursan primero con resistencia a la insulina, esto es que su cuerpo resiste los efectos de la insulina por un aumento en los niveles de azúcar en la sangre. En este tipo de diabetes, el funcionamiento de las células beta del páncreas (encargadas de la producción de insulina) comienza a fallar y enviar una cantidad inadecuada de insulina en un momento equivocado. Con el tiempo, las células beta se agotan y dejan de producir esta hormona.

Además del páncreas, el hígado es otro órgano que se encarga de enviar el azúcar al torrente sanguíneo, y cuando hay una carencia de glucosa, el hígado utiliza la glucosa de los alimentos, o bien, la almacenada en forma de grasa para alimentar a las células. Sin embargo, en la diabetes tipo 2 este sistema también funciona inadecuadamente, y el hígado puede seguir enviando glucosa al torrente sanguíneo aunque los niveles estén elevados, provocando una condición llamada hiperglucemia.

Muchos pacientes con diabetes tipo 2 sufren otras afecciones, como presión arterial elevada, colesterol y triglicéridos altos, artritis, problemas circulatorios, entre otros que provocan daños cardiacos, oftalmológicos, cerebrales, úlceras en la piel, dificultades en la cicatrización (que pueden provocar heridas infecciosas y que deriven en amputaciones), insuficiencia renal, riesgo de infarto al miocardio, entre otras condiciones severas.

El tratamiento para la diabetes tipo 2 con células madre mesenquimales ha demostrado ser muy efectivo gracias a que estas células tienen la capacidad de diferenciarse en células productoras de insulina, regenerarse y proteger las células beta del páncreas, convertir las células alfa en células beta, reparar los tejidos, suprimir al sistema inmunológico, reducir la inflamación y reducir la resistencia a la insulina.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes mellitus?

  • Sed excesiva
  • Aumento de la micción
  • Aumento de la sensación de hambre
  • Fatiga
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Llagas que tardan en sanar
  • Piel seca acompañada de ardor
  • Hormigueo, dolor o entumecimiento en los pies
  • Visión borrosa
  • Infecciones frecuentes y lentitud en la curación de las mismas
  • Mareos
  • Problemas de erección en hombres
  • Irregularidades menstruales mujeres sin estar en edad menopáusica.

¿Qué ocasiona la diabetes mellitus?

Causas de la diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 suele aparecer durante la infancia o adolescencia como consecuencia de factores genéticos y ambientales, como algunos virus, que desencadenan la enfermedad y provocan que el sistema inmunológico combata las células productoras de insulina.

Causas de la diabetes tipo 2

  • Sobrepeso y obesidad, especialmente la acumulación de grasa en el abdomen.
  • Hábitos alimenticios inadecuados, como consumir un exceso de comida chatarra, refrescos, pan, entre otros alimentos de alto índice glucémico.
  • Falta de ejercicio y sedentarismo, ya que se ingieren más calorías de las que se consumen a través de la actividad física.
  • Hiperlipidemia, es decir, aumento de los niveles de colesterol en la sangre
  • Factor genético asociado, ya que las personas con parientes diabéticos son más propensas a desarrollar la enfermedad.

¿Cuáles son los tratamientos para la diabetes mellitus?

Lamentablemente, la diabetes tipo 1 no tiene cura y el tratamiento se centra en el control de los niveles de azúcar mediante inyecciones de insulina, una alimentación estricta y la práctica de ejercicio para prevenir posibles complicaciones.

Por su parte, la diabetes tipo 2 tiene un tratamiento multidisciplinario, ya que se recomienda el consumo de medicamentos antidiabéticos para el control de los niveles de glucosa en la sangre como metformina, bloqueadores de almidón, secretagogos (liberadores de insulina), entre otros que deben ser prescritos y monitoreados por un profesional para evitar posibles efectos secundarios. Además es importante controlar la dieta, evitar los alimentos de alto índice glucémico y hacer ejercicio.

En casos en que la dieta, el ejercicio y los medicamentos antidiabéticos sean insuficientes para el control de glucosa en sangre, los pacientes con diabetes tipo 2 tienen que inyectarse insulina.

La terapia con células madre ha surgido como alternativa esperanzadora para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, al permitirles regenerar sus células para dejar la dependencia de la insulina inyectable, además de prolongar su expectativa de vida y mejorar otras condiciones asociadas, como los daños en tejidos y órganos como la piel.

Agenda tu cita en ProgenCell y comienza a cambiar tu vida.

Medidas de prevención contra la diabetes mellitus

Mantener un peso saludable es el primer paso si tienes un hermano, padre o abuelo que haya padecido diabetes tipo 2, cuidando la alimentación y practicando alguna actividad física al menos durante 40 minutos 3 veces por semana. Las mujeres que tuvieron diabetes gestacional (un tipo de diabetes tipo 2 que se desarrolla durante el embarazo por factores hormonales, y remite sola después del parto) son más propensas a desarrollar la enfermedad más adelante, por lo que deben mantenerse en control de peso y llevar una alimentación saludable.

La mejor forma de evitar la diabetes es haciendo cambios en el estilo de vida que puedan sostenerse a largo plazo: alimentarse sanamente la mayor parte del tiempo, elegir alimentos de medio a bajo índice glucémico (frutas, vegetales, legumbres, cereales integrales), hacer alguna actividad física como dar caminatas, bailar, correr, nadar, o cualquier otra, beber más agua natural y menos bebidas azucaradas y visitar al médico regularmente para una revisión general del estado de salud y peso.





    Testimoniales

    ¿La terapia con células madre es adecuada para usted?

    ¡Comience su proceso en línea GRATIS ahora!

    START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH