English: English

¿Qué son las células madre?

Célula Madre se define como aquella célula progenitora con la habilidad de autorrenovable y con el potencial de diferenciarse en uno o más tipos de células. 

Potencial y cantidad: 

La médula ósea tiene una concentración natural de células madre hematopoyéticas. Estas células crean sangre que se transfiere al torrente sanguíneo del cuerpo y se pueden combinar con una mezcla de factores de crecimiento para crear millones de células progenitoras pluripotentes. La cantidad de células madre extraídas de la médula ósea se define por su volumen cuando el médico realiza la extracción. Debido a que la médula ósea se regenera constantemente, es posible realizar extracciones periódicas de acuerdo con los requisitos del procedimiento sin causar efectos secundarios en el paciente. 

La sangre del cordón umbilical es rica en células madre hematopoyéticas, porque al momento del nacimiento estas células madre están “viajando” desde el hígado (donde se produce la sangre para el feto) hacia la médula ósea (donde se produce la sangre después del nacimiento). Esta mezcla contiene decenas de millones de células progenitoras multipotentes. La cantidad de sangre del cordón umbilical recolectada se limita al volumen residual de sangre en el cordón umbilical al momento de nacer y no es posible extraer más sangre del mismo cordón después. 

Disponibilidad 

El acceso a la médula ósea requiere un pequeño acceso al interior del hueso. Este procedimiento es poco invasivo y se usa anestesia local durante la extracción. La extracción se puede realizar en cualquier momento y en cualquier persona, siempre que se realicen los procedimientos normales de operación y precauciones de esterilidad. El uso de la médula ósea tiene algunas limitaciones para los procedimientos alogénicos (ver párrafo sobre compatibilidad) cuando es necesario un donante compatible. 

La recolección de sangre del cordón umbilical no es un procedimiento invasivo, ya que se toma inmediatamente después del nacimiento del bebé y antes de que se extraiga la placenta. La extracción solo se puede realizar en el momento del parto y se debe hacer siguiendo prácticas higiénicas normales para evitar contaminación de la sangre del cordón umbilical. 

Compatibilidad 

En ambos casos, la compatibilidad funciona de manera similar. Cuando el donante y el receptor son la misma persona (autóloga), se es completamente compatible. Si el donante y el receptor son diferentes (alogénicos), se deben realizar exámenes de antígenos de histocompatibilidad (HLA por sus siglas en inglés) antes de cada procedimiento. El examen HLA identifica 6 marcadores; algunos tratamientos de médula ósea son posibles solo con compatibilidad de 6 de 6, o 5 de 6 marcadores coincidentes; mientras que la sangre del cordón umbilical tiene más flexibilidad, permitiendo procedimientos con 4 de 6 marcadores coincidentes. El uso de cualquier procedimiento alogénico está limitado por la necesidad de encontrar un donante compatible. 

Manipulación y almacenamiento 

Se debe realizar un procedimiento de recolección para cualquier fuente de células madre. Cuanto más complicado es el procedimiento, mayor es la probabilidad de contaminación de las células madre o de recolectar una cantidad reducida. La médula ósea no se procesa para extraer las células madre necesarias para almacenamiento o transporte, evitando reducción en la cantidad de células madre. La sangre del cordón umbilical generalmente pasa por un proceso de separación de sus componentes y criopreservación. Se perderá cierto volumen de células madre debido a la naturaleza de los procesos necesarios para recolectar, separar y preservar criogénicamente las células. Las células pueden almacenarse de esta manera durante mucho tiempo. 

ProgenCell solo realiza protocolos autólogos, las infusiones se hacen inmediatamente después de la extracción y activación de las células madre. Estos protocolos no requieren la separación de la sangre en componentes, ni almacenamiento, transporte o criopreservación, eliminando la posibilidad de contaminación y disminución en la cantidad y la viabilidad celular introducida por estos pasos. ProgenCell utiliza la médula ósea completa para la infusión, infundiendo no solo las células madre sino también los factores de crecimiento y todos los componentes dentro de ella. 

Usos frecuentes 

Las células madre de cordón umbilical comenzaron a usarse en 1988 como alternativa a la médula ósea. Hoy en día se utilizan comúnmente para tratamientos relacionados con el sistema hematológico del cuerpo humano, en enfermedades no hereditarias. Más de 70 enfermedades pueden tratarse con células madre mundialmente, y estos tratamientos se han realizado principalmente en niños debido a la relación entre el peso del paciente y la cantidad de células madre necesarias para el tratamiento. Son una excelente alternativa en los casos en que no hay un familiar compatible y la búsqueda de una persona que lo sea es difícil o contraproducente. La extracción de médula ósea de un bebé generalmente estaría contraindicada. Se recomienda almacenar la sangre del cordón umbilical cuando nazca el bebé, ya que es relativamente fácil de extraer y almacenar, y puede estar disponible fácilmente. El almacenamiento en bancos privados le brinda a la familia la ventaja de que estén disponible en cualquier momento, con compatibilidad garantizada de estas células milagrosas para el niño y una gran probabilidad de compatibilidad para otro miembro de la familia. 

La médula ósea se ha utilizado en procedimientos desde la década de 1950 en cientos de miles de casos hasta la fecha. Se usa comúnmente para el tratamiento de neoplasias hematológicas, inmunodeficiencias congénitas, entre otras. No tiene sentido económicamente tener bancos de médula ósea debido al costo requerido para recolectar y almacenar las células, además del procedimiento invasivo al que el donante debe someterse. Es por eso que la extracción solo tiene lugar cuando un paciente requiere las células y se localiza un donante compatible. Algunas sociedades tienen enormes listas de donantes con marcadores HLA conocidos, lo que facilita la búsqueda de un donante compatible para el paciente. 

Conclusión: La experiencia con la médula ósea es mayor que con la sangre del cordón umbilical. Debido a la flexibilidad de múltiples extracciones de médula ósea, es una fuente “ilimitada” de células madre. Para uso autólogo, la disponibilidad y compatibilidad no son obstáculos. Debido a que ProgenCell realiza la extracción de la médula ósea y la infusión de forma inmediata, esto elimina la necesidad de manipulación, almacenamiento y transporte. 

IMPORTANTE: Si está considerando un procedimiento con células madre de cualquier fuente, es importante tomar las siguientes consideraciones: 

Conozca la fuente, el donante. Cuando se realiza un procedimiento alogénico, existe un alto riesgo de rechazo de tejido que causa la enfermedad de injerto contra huésped (EICH). La compatibilidad HLA del donante es muy importante, además de tener análisis de sangre exhaustivos para detectar enfermedades infecciosas (CMV, hepatitis C, etc.) y un historial clínico completo para evitar donantes con predisposiciones a enfermedades hereditarias. 

Proveedor. Para evitar complicaciones en un procedimiento, el producto es importante; por lo tanto, debe tener un estándar de calidad, como las Buenas Prácticas de Manufactura. De lo contrario, las células podrían quedar inservibles si no se manejan con cuidado bajo estos altos estándares durante el proceso de separación, empaque, criopreservación, transporte, descongelación, etc. 

Cantidad. La regeneración de tejidos requiere una cantidad mínima de células madre para poder reparar los tejidos dañados. La cantidad necesaria está vinculada al peso del paciente y otros factores médicos. Puede que una sola unidad de sangre del cordón umbilical no tenga suficientes células madre para tratar a un adulto. Ha habido cierto éxito con la tecnología desarrollada para cultivar estas células ex vivo, aumentando el número disponible. 

× ¿Cómo puedo ayudarte?

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH